Las claves por las que el Peugeot e-Legend es el deportivo retro 100 % eléctrico que queremos ver hecho realidad

La presentación en el pasado Salón del Automóvil de París del concept Peugeot e-Legend supuso un golpe en la mesa por parte de la firma francesa: aquí estamos, con este prototipo fruto del amor entre lo clásico y lo moderno, retro, eléctrico y autónomo y un merecido homenaje al 504 Coupé. Pero no se vende.

Una petición en la plataforma Change.org refleja el impacto que ha supuesto y que el público objetivo quiere cambiar el hecho de que solo sea una punta de lanza hipotética para los futuros modelos de la marca. Hasta el momento más de 56.000 personas han pedido a Peugeot que lo haga real. Esto es lo que sabemos del deportivo.

El coche del mañana que queremos para hoy

Peugeot sabe que tiene la atención del público. En un tweet, el director ejecutivo del fabricante, Jean-Philippe Imparato, aseguró que si la petición de la plataforma alcanzaba el medio millón de firmas -algo bastante improbable-, pensarían seriamente en llevar al deportivo a producción.

En el caso de que la marca se anime, no está claro si lo harán con una motorización 100 % eléctrica aprovechando la nueva plataforma EMP2 que veremos en 2020, o si se decantarán por una motorización híbrida enchufable como la del nuevo 508.

Este coupé de segmento D tiene 4,65 metros de largo (2,69 de batalla), 1,93 metros de ancho y 1,37 metros de altura. Su carrocería, de rasgos retro, rinde homenaje a los 50 años del Peugeot 504 y presenta rasgos distintivos como los faros dobles, los pilotos, la parrilla frontal y detalles tecnológicos como las manetas táctiles.

El Peugeot e-Legend está propulsado por un sistema de tracción 100 % eléctrico; utilizando baterías de iones de litio de 100 kWh, el motor desarrolla un par de 800 Nm y una potencia de 340 kW distribuida a las cuatro ruedas motrices.

Estas prestaciones permiten al deportivo pasar de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 220 km/h. La autonomía es de 600 km –según la norma WLTP-, de los cuales, 500 km pueden alcanzarse tras una recarga rápida de 25 minutos por inducción, o eso promete el fabricante.

Madera exótica y terciopelo para un habitáculo inmersivo

Diseminados por todo el habitáculo, los materiales digitales se organizan en torno a dos grandes temas: renderizados imitando bronce o imitando madera de ebanistería.

Se representa en las 16 pantallas de diferentes tamaños, como por ejemplo, la enorme pantalla de 49 pulgadas curva, situada bajo la barra de sonido frente a los ocupantes, la de 29 pulgadas en las puertas o las de 12 pulgadas en cada parasol.

La consola central da acceso a los principales controles de conducción mediante un mando rotativo y una pantalla táctil de 6 pulgadas. A la izquierda del volante se sitúa una barra de conmutadores digitales compuesta por controles contextuales y configurables en función del modo de conducción.

El diseño de los asientos en H y los tapizados verticales están inspirados en el 504 Coupé y los reposacabezas tienen hueco interior, y son ajustables e incluso totalmente plegables en el interior del asiento.

Por su parte, el ‘Responsive i-cockpit’ presenta un sistema Head-Up Display con 3 pantallas y un volante ultracompacto que desaparecedurante el modo de conducción autónoma. Y para acentuar el tono sesentero del eléctrico, Peugeot pensó que no había nada mejor que la tapicería de terciopelo azul turquesa y la madera de paldao para volver a la esencia de los acabados GT.

Y como no podía ser de otra forma, el e-Legend propone un asistente personal por control de voz que responde con la voz digitalizada del director de diseño de Peugeot, Gilles Vidal, e incluye 17 idiomas.

La tecnología autónoma para la que aún no estamos preparados

El Responsive i-cockpit del e-Legend cuenta con cuatro modos de conducción -dos autónomos y dos manuales- con los que Peugeot pretende que recuperemos nuestro tiempo. Esto es, que leamos durante el viaje, juguemos a un videojuego o decidamos que sí queremos conducir y no ser conducidos:

  • Modo autónomo ‘Soft‘: los inputs de material digital y de datos se reducen al mínimo para que simplemente nos dejemos llevar.
  • Modo autónomo ‘Sharp‘: conexión máxima a la actividad digital, como redes sociales o agenda y posibilidad de caracterización dinámica del vehículo.
  • Modo manual ‘Legend‘: modo ‘cruising’ en recuerdo de las tres esferas del 504 Coupé y presentación de la madera tratada digitalmente en las diferentes pantallas.
  • Modo manual ‘Boost‘: es el momento de exprimir el motor eléctrico mientras una pantalla enorme te permite una inmersión de 180 º.

En modo autónomo, la configuración interior del e-Legend se adapta a través de la tecnología de dirección ‘by wire’: el volante se pliega bajo la barra de sonido para dejar totalmente despejada la pantalla de 49 pulgadas, los asientos delanteros se reclinan, los reposabrazos laterales se despliegan automáticamente, dejando libre una zona de recarga por inducción para smartphones mientras que los controles principales permanecen accesibles en la consola central integrada en el asiento del conductor.

Un futuro muy apetecible, aunque de momento improbable, pero con el que soñamos despiertos. Esperamos que Peugeot no nos deje con la miel en los labios.

FUENTE: XATAKA

Deja un comentario