Navegar Categoría

Humor

Sexo en la vejez

Un abuelo caminaba tranquilamente sobre el boulevard en la ciudad, y pasa frente a una casa de citas.
Una prostituta le grita: 
– ¡Eh, Abuelo!, ¿Por qué no probamos?
Dice el abuelo: 
– “No hija, Ya no puedo!”
Insiste la  prostituta: 
– ¡¡Animate,  vamos a probar!!
El abuelo, después de dudarlo un poco, entra y funciona como un joven de 25 años: ¡¡le echó 3 sin descanso!!
– “Puuufff”, dice la prostituta, ¡¡¡Y me decías que ya no podías!!!” 
Y Dice el abuelo: 
– “Aahhhh, coger sí puedo, lo que ya no puedo es pagar…
¡¡¡Ya no hay jubilación  que alcance!!!”

La historia de Don Beto:

Un empleado de una funeraria trabaja de noche para examinar cuerpos antes que estos sean cremados. Está examinando un cuerpo identificado con el nombre de Don Beto, que está listo para ser cremado y descubre que el difunto posee un pene enorme jamás visto.
– “Disculpe, Don Beto (piensa el empleado) No puedo mandarlo al crematorio con ese pene tan grande. Tiene que ser conservado para la posteridad”.
Con un bisturí remueve el pene del muerto, lo guarda en un frasco y se va para la casa.
A la primera persona a quien él quiere mostrar tal monstruosidad, es a su mujer.
– ¡Amor, tengo algo increíble para mostrarte! ¡¡Querida, no vas a poder creerlo!!…
Le enseña el frasco y al ver el contenido, su mujer grita horrorizada:
– ¡¡¡Ayyy no mames!!! ¡¡¡No me digas que se murió Don Beto!!!
Moraleja… ¡¡¡NUNCA LLEVE TRABAJO PARA LA CASA!!!

La Prepotencia

Un Agente de la Policía Federal Ministerial de PGR visita una finca para una investigación que fue encomendada por el Agente del Ministerio Público Federal y habla con su dueño, un señor ya entrado en años.
Le dice al dueño que desea inspeccionar su finca.
El anciano le dice que lo haga, pero que por favor no pase por el terreno cercado.
El Federal, demostrando su autoridad como digno funcionario y policía, le dice:
Mira, viejo: yo tengo la máxima autoridad del gobierno federal que cabalmente represento, y este ‘GAFETE’ que tu ves aquí me califica para ir DONDE ME DE LA GANA, meterme en cualquier propiedad que ME DE LA GANA, sea ésta de quien sea, SIN PREGUNTAS, y tampoco debo dar respuestas.
¿ME HAS ENTENDIDO o es que no me he sabido explicar?
El viejo simplemente se encogió de hombros y siguió con sus quehaceres.
Pasado un rato, el ganadero escucha unos gritos y logra ver al Federal corriendo por su vida, seguido muy de cerca por un toro semental.
El toro va ganándole terreno y el tipo, aterrado pide ayuda a todo pulmón.
El viejo de inmediato deja todo lo que estaba haciendo y va hasta la cerca, gritándole a su vez:
– ¡¡¡¡¡¡EL GAFETE, PENDEJO… ENSEÑALE EL GAFETE!!!!!

La Memoria de los Elefantes (Historia verídica)

En 1986 Peter Davies vacacionaba por Kenya tras graduarse de Northwestern University.  En una caminata a través de la sabana, se encontró con un joven elefante macho que estaba parado con una pata alzada en el aire.
El elefante parecía molesto así que Peter se acercó sigilosamente. Se hincó, analizó la pata del animal y encontró una enorme astilla de madera incrustada. Peter sacó su navaja y con todo el cuidado del mundo, retiro poco a poco el enorme trozo de madera y al terminar, posó la pata del elefante sobre el suelo.
El elefante volteó para encarar a aquel hombre, y con una mirada un  tanto curiosa lo miró fijamente durante algunos, muy tensos, minutos.  Peter estaba helado, pensando solamente en el fatal destino que le  esperaba. Eventualmente, el elefante dio un sonado barritazo, se dio la vuelta y se marchó.
Peter nunca olvidó a aquel elefante, ni los sucesos de ese día.
Veinte años después, Peter paseaba con su hijo adolescente por el  zoológico de Chicago, conforme se acercaban al encierro de los elefantes, uno de los animales volteó y se acercó lo más que pudo a donde estaban Peter y su hijo Cameron.
El elefante subía su pata derecha, la mostraba y la posaba en el suelo  repetidamente, después soltó un gran barritazo, mirando fijamente a Peter en todo momento. Añorando su encuentro de 1986, Peter no pudo evitar pensar que este era el mismo elefante, entonces se armó de valor, trepó por el barandal, se metió al recinto de los elefantes y caminó directamente hacia él.
El enorme mamífero de nuevo lo miró fijamente, volvió a baritar, envolvió con su inmensa trompa una de las piernas de Peter, lo levantó en el aire e inmediatamente lo azotó contra el barandal, matándolo en el instante.
Probablemente, no era el mismo chingado elefante. El Peter, murio por pendejo, a quien chingados se le ocurre meterse donde un monton de elefantes. Esto es para todos aquellos que me envían esas mamonas historias del corazón, por favor ya no manden mariconadas, esas cuentenselas a sus viejas.
Para mí solo manden fotos y peliculas de viejas bien buenotas.

¡Me vas a volver loca, Hugo!

Esta profesora estaba siempre gritando a Hugo: ¡Me vas a volver loca, Hugo! ¡Contigo ya no hay caso! Hugo, eres un inútil. Un día, la madre de Hugo fue a la escuela para verificar cómo le estaba yendo a su hijo. La profesora le dijo que su hijo era un desastre, tenía las peores notas del año y que ella, en 25 años de enseñanza, nunca vio un niño así, tan pendejo. La madre quedó tan asustada con esta sincera conversación que decidió retirar a su hijo Hugo de la escuela y se mudaron a Ciudad de Mexico para que Hugo estudie en un centro especializado.
Luego de 25 años, a esta misma profesora le fue diagnosticada una grave enfermedad del corazón. Todos los médicos consultados coincidieron que ella necesitaba una cirugía muy delicada y muy costosa que solo un famoso médico radicado en la Ciudad de México podía hacer. La profesora, ya sin esperanzas, decidió vender todo lo que tenía y con los ahorros de toda su vida, emprendió el viaje para intentar la costosa cirugía que, finalmente fue realizada por el genial médico, quien declaró que la cirugía fue un éxito absoluto.
Cuando ella abrió los ojos, sintió que toda la fuerza volvía a su cuerpo y vio parado a su lado a un bello y joven médico que le sonreía. Ella quiso decir unas palabras de agradecimiento, pero no pudo hablar… Su rostro se puso azul, intentó levantar la mano y hasta quiso gritar pero no pudo hacerlo… y rápidamente… Se murió ante el médico que intentaba entender qué es lo que había pasado.
Entonces el médico mira a su lado y ve al pendejo de Hugo, que trabajaba en la limpieza del hospital, que desenchufó el respirador artificial para enchufar la aspiradora. ¿QUÉ PENSASTE? ¿QUE HUGO SE HABÍA CONVERTIDO EN UN GRAN CIRUJANO CARDIOVASCULAR? Me parece que viste demasiadas novelas… ¡EL QUE ES PENDEJO, ES PENDEJO TODA LA VIDA!

Las 4 Lombrices..!!!

Cuatro lombrices son colocadas en cuatro tubos de ensayo separadas:
1ª en cerveza
2ª en vino
3ª en whisky
4ª en agua mineral
Al día siguiente, el profesor muestra  los resultados:
La 1ª lombriz en cerveza, muerta.
La 2ª en vino, muerta.
La 3ª en whisky, muerta.
La 4ª en agua mineral, viva y saludable. 
El profesor pregunta a la clase:
– Qué aprendemos de esta experiencia?
Y un niño responde:
– Que quien bebe cerveza, vino y whisky, no tiene lombrices. 

Tres estudiantes no estudiaron para un examen…

Tres estudiantes no estudiaron para un examen y decidieron no presentarlo; elaboraron un plan, se ensuciaron con grasa negra, aceite y residuos del escape de un auto; de esta manera fueron con el docente poniendo caras de inocentes: “Profe, pedimos disculpas, pero no pudimos venir al examen, pues estábamos en una boda y, de regreso, el carro se accidentó. Por ello, estamos tan sucios, como puede ver.”
El docente entendió, accedió y les permitió presentarse en un par de días para que se prepararan bien.
Pasados los dos días, los estudiantes fueron al examen muy bien preparados porque ahora sí habían estudiado.
El docente los ubicó en aulas separadas y aplicó el examen con EXCLUSIVAMENTE 4 preguntas:
1. ¿Quién se casó?
2. ¿A qué hora se accidentó el carro?
3. ¿Dónde exactamente se descompuso?
4. ¿Cuál es la marca del vehículo?
NOTA: Si las respuestas son idénticas, estarán aprobados con la máxima calificación.
¡Buena Suerte!
Moraleja 1:
Hagas lo que hagas, ¡JAMÁS PRETENDAS hacer PENDEJO a alguien:
– MÁS VIEJO QUE TÚ
– MÁS LEÍDO QUE TÚ
– MÁS VIAJADO QUE TÚ
– MÁS TRAJINADO QUE TÚ
Moraleja 2:
¿Quieres 10? Te lo pongo, ¡LA VIDA SE ENCARGARÁ DE REPROBARTE Y PONERTE CERO!

Como diablos sobrevivimos a nuestra infancia..???

Si viviste de niño en los 60, los 70 o principios de los 80… ¿Cómo hiciste para sobrevivir?
1.- De niños andábamos en autos que no tenían cinturones de seguridad, ni bolsas de aire.
2.- Ir en la parte de atrás de una camioneta era un paseo especial y todavía lo recordamos.
3.- Nuestras cunas estaban pintadas con brillantes colores de pintura a base de plomo.
4.- No teníamos tapas con seguro contra niños en las botellas de medicina, gabinetes, puertas.
5.- Cuando montábamos bicicleta no usábamos casco.
6.- Tomábamos agua de la manguera del jardín y no de una botella de agua mineral…
7.- Gastábamos horas y horas construyendo carritos de chatarra y los que tenían la fortuna de tener calles inclinadas los echaban a andar ladera abajo y en la mitad se acordaban que no tenían frenos . Después de varios choques con los matorrales aprendimos a resolver el problema… Sí, nosotros chocábamos con matorrales, no con autos!.
8.- Salíamos a jugar con la única condición de regresar antes del anochecer.
9.- El colegio duraba hasta el mediodía, llegábamos a casa a almorzar. No teníamos celular… así que nadie podía ubicarnos. Impensable.
10.- Nos cortábamos, nos rompíamos un hueso, perdíamos un diente, pero nunca hubo una demanda por estos accidentes. Nadie tenía la culpa sino nosotros mismos.
11.- Comíamos bizcochitos, pan y mantequilla, tomábamos bebidas con azúcar y nunca teníamos exceso de peso porque siempre estábamos afuera jugando.
12.- Compartíamos una bebida entre cuatro… Tomando en la misma botella y nadie se moría por esto.
13.- No teníamos Faceebook, Youtube, Playstations, Nintendo 64, XBox 360, Juegos de vídeo, Más de 99 canales de televisión en cable, videograbadoras, sonido surround, celulares personales, computadoras, chat rooms en Internet… Sino que TENÍAMOS AMIGOS.
14.- Salíamos, nos subíamos en la bicicleta o caminábamos hasta la casa del amigo, tocábamos el timbre o sencillamente entrábamos sin tocar y allí estaba y salíamos a jugar.
15.- ¡Ahí, afuera!, ¡En el mundo cruel ¡Sin un guardián! ¿Cómo hacíamos?. Hacíamos juegos con palitos y pelotas de tenis , en algún equipo que se formaba para jugar un partido; no todos llegaban a ser elegidos y no pasaba ningún desencanto llevado a trauma.
16.- Algunos estudiantes no eran tan brillantes como otros y cuando perdían un año lo repetían. Nadie iba al psicólogo, al psicopedagogo, nadie tenía dislexia ni problemas de atención ni hiperactividad, simplemente repetía y tenía una segunda oportunidad.
17.- Teníamos libertad, fracasos, éxitos, responsabilidades… y aprendimos a manejarlos.
La gran pregunta es ¿como hicimos para sobrevivir? y sobre todo para ser las grandes personas que somos ahora.
¿Eres tú uno de esa generación? Si lo eres, entonces compártelo a tus conocidos de tu misma generación o a gente más joven para que sepa como éramos antes…
Seguro dirán que éramos unos aburridos pero…
¡FUIMOS BIEN FELICES!

Comparte si te gustó!

Keep calm y a chingar su madre..!!!

Chingar.- Verbo regular, sinónimo de todo lo que se puedan imaginar y de lo que no, también. Especialmente útil para expresar alegría, enojo, frustración, euforia, aburrimiento, tristeza e indiferencia. Es el comodín máximo del español mexicano. Su significado puede o no depender de la frase o el contexto en el que se utilice y puede adquirir distintas formas gramaticales. Sí, es una chinga, pero está chingón y en chinga entenderlo, sobre todo con los ejemplos chingones que les presentamos a continuación para mandar la ignorancia a la chingada.
1. Estuvo chingón.
Estuvo muy bien.
2. Estuvo chingonsísimo.
Estuvo increíblemente bien.
3. Estuvo de la chingada.
Estuvo muy malo.
4. Estuvo en chinga.
Estuvo muy rápido.
5. Estuvo chingue y chingue.
Alguien te estuvo chingando (molestando) mucho.
6. Es un chingo. 
Es demasiado.
7. Me chingué una rodilla. 
Me lastimé.
8. Me chingué un taco.
Me lo comí.
9. Me chingué diez caguamas. 
Soy un alcohólico.
10. Me chingué un coche.  
Soy un vil ladronzuelo.
11. Ya chingué.
Mi futuro se ve brillante.
12. Ya me chingué.
Mi futuro se ve poco favorable.
13. Ya me chingué la tele.
Descompuse la tele… o soy un vil ladronzuelo de teles y lo digo con orgullo.
14. Eres un(a) chingón(a). 
¡Felicidades!
15. La chingada.
Lugar mítico al que se llega derechito y sin escalas. Es más común que alguien te mande en esa dirección a que quieras ir por cuenta propia, aunque también se vale. Si la propia chingada es la que te está llevando, es señal de mala fortuna.
16. Casa de la chingada. 
Lugar muy pero muy lejano.
17. Chingadera.
Cosa carente de valor.
18. A chingar a su madre.
Yá vámonos/ ya váyanse.
19. Chingó a su madre.
Se descompuso/ salió mal/ ya no existe/ se rompió/ se murió.
20. Chinga tu madre. 
Te odio, me caes mal.
21. Una chinga. 
Cualquier actividad o situación que comprometa o ponga a prueba la integridad física o mental del individuo.
22. Hijo de la chingada.
Malísima persona.
23. Ah chingá, chingá, chingá… 
Esta reiteración de la chinga remite a la idea de descubrimiento, puede sustituir expresiones más barrocas como “ya me voy dando cuenta de cómo son las cosas en realidad”. Nótese la sutileza de cambiar el acento de la palabra “chinga” a la última sílaba.
24 ¿Qué chingados?
Expresión de desconcierto o confusión.
25. Chingaquedito. 
Cuchillito de palo; que chingas todo el día, de a poquito.
26. Aquí chingándole. 
Trabajando.
27. Sepa la chingada. 
No sé quién pueda darte esa información, pero yo definitivamente no.
28. Don chinguetas. 
Alguien que se siente muy chingón.
29. Chingadazo.
Golpe voluntario (aquí va a haber chingadazos) o involuntario (me metí un chingadazo con la orilla de la cama).
30. ¡Chíngale!  
Aplícate, apúrate, ponte a trabajar, no seas huevón.
31. Chingonería. 
Algo digno de admirarse.
Esperamos que esta mini guía sea de utilidad durante su estancia en México. Chínguenle a aprender las expresiones y no anden haciendo chingaderas. Ahora sí, a chingar a su madre… 
Por: Rulo Luna
Visto en: Matador

Si una mujer posee cualquiera de estas cualidades, jamas la dejes ir..!!!

De vez en cuando, o mejor dicho, en muy raras ocasiones, conocemos a la mujer de nuestros sueños. Siempre ocurre de manera inesperada y casi nunca en el momento más adecuado de nuestras vidas, sin embargo, cuando esto sucede, ella aparece y tu vida cambia para siempre.
En esta ocasión hablaremos de las 12 cualidades que tiene una mujer a la que un hombre nunca debe dejar ir. Si lo hace, créeme que lo lamentará.
1.- Dinero
2.- Dinero
3.- Dinero
4.- Dinero
5.- Dinero
6.- Dinero
7.- Dinero
8.- Dinero
9.- Dinero
10.- Dinero
11.- Dinero
12.- Dinero

Con frecuencia, las personas no se dan cuenta de cuan importante es aquel ser que tienen a su lado hasta que lo pierden. Siempre pensamos que tal vez exista una segunda oportunidad; que en algún momento los dos se volverán a encontrar. Puede ser. Pero lo contrario también es cierto. Puede que la hayas perdido para siempre. Tal vez sufras durante muchos años porque dejaste ir la parte más importante de tu vida. Es mejor que no te arriesgues.

Por eso… Que chingue a su madre lo demás, con dinero lo puedes solucionar todo..!!!

  • 1
  • 2